sábado, 2 de enero de 2010

Enamoramiento....

La flor que adorna tu pelo, tu sonrisa, tus ojos, que henchía sus pétalos para mi, que juntaba el rocío más dulce de la mañana solo para darmelo de beber de tus labios, parece que se está marchitando. La veo de lejos, parece que agoniza, y no soy jardinero habilidoso para que no decaiga, para que su aroma no me deje. Miro por la ventana y en el jardín hay muchas flores, pero ninguna se parece a la flor que adorna tu pelo. El mismo rocío de la mañana parece menos transparente cuando cae en otros pétalos que no son los de tu flor.
La flor que adorna tu pelo me contempla a la distancia y con sus ojos lánguidos murmura una despedida que no comprendo. El lenguaje de las flores es tan sencillo y a la vez tan complejo...
¿Y qué puede hacer un jardinero mediocre sin la única flor que una vez prosperó en su jardín? Y la flor que adorna tu pelo y tu sonrisa es única, no hay en ningún jardín del planeta y de los cielos otra que se asemeje.
¿Y que hago yo sin la flor que adorna tu pelo y mi corazón?

6 comentarios:

Deshabitada dijo...

Qué lindo... Hay algo más lindo que el amor? No, seguro que no...

Paz dijo...

Entre todo este mar de blogs, encontré el tuyo. Es muy bonito todo lo que escribís. Las sensaciones que generas, son muy agradables. Pero dejame decirte, que el post de "Un día de escuela", me cautivo. Una preciosa historia muy bien narrada. Te felicito.
Espero no te moleste mi paso por aquí...


Saludos.


Paz.

Saudade dijo...

Muchísimas gracias por sus comentarios, no creo merecerlos. Trato de escribir lo mejor posible acerca de las cosas que me pasan, mechando un poco de ficción por ahí, escondiendo algunos nombres por allá...El relato de la escuela tiene algo que ver con mi vida y es una proyección de lo que pudiera haber sido. Y vuelvan, que no molestan!

Tipita dijo...

Así son las flores… algunas se marchitan con facilidad y lamentablemente algunas de esas suelen caer en las cabezas de las personas de manera engañosa: una piensa que son flores eternas y pronto empiezan a perder sus colores y sus pétalos. Y una se da cuenta del engaño cuando ya no tiene más que un tallito enganchado entre los rulos…
Por suerte en mi cabeza no cayó una flor de esas, en la mía cayó una semillita de algo así como un baobab y los baobabs, todo el mundo lo sabe porque esta escrita en la historia verídica del principito, son jodidos. El mío plantó sus raíces hasta las puntas de los dedos de los pies, y dudo que pueda quitármelo, de hecho ni siquiera pienso en intentarlo. ..
El unico inconveniente es que los baobabs crecen mucho y eso es peligroso para la estabilidad del portador (o sea yo), en este caso veo que te dedicas a la jardinería, no me ayudarías a mantenerlo en su lugar? no importa que te consideres mediocre, los baobabs no requieren demasiados cuidados...

Saudade dijo...

Para mi no sos el baobab del principito, sino su rosa, y aunque no soy muy habilidosa, con gusto me dedico a la jardinería con tal de poder sentarme a contemplar a mi flor =)

Janet Chalou dijo...

Y pensar que el amor de mi vida suele usar una flor en el pelo... Después de leerte, siento que la deseo aún más y eso es malo, porque ella tiene novio. Es homofóbica. No tengo ninguna posibilidad y lo sé, y sin embargo no quiero ni puedo dejar de pensar que me muero por soltarle el pelo, besarla suave y sentir la tibieza de su cuerpo bajo el mío.