viernes, 30 de julio de 2010

Manos

Busco tu mano con la mía, tu mano izquierda que es más mía porque fue la que me ofreciste y la que yo tomé sin dudar. Busco tu mano con la mía, y cuando la encuentro, la llevo a mis labios, y la beso. Y ese gesto solo resume tanto de lo que siento...Te miro y aún hoy se ponen rosadas tus mejillas.
Busco tu mano, y cuando se entrelazan nuestros dedos, tengo la certeza de que este ser que somos juntas, será siempre. Cuando los dedos ya no sean dedos, la sensación de ellos estará, y sin impedimento de cuerpos seremos una.
Pero no entristezcas tan pronto, que hay mucho por delante, y voy a recordarte estos momentos cuando seamos un par de viejitas protestonas.

3 comentarios:

ROSALIA dijo...

¡Que palabras más hermosas para una mujer enamorada! ¡Protestonas no, porfa, que para protestona y gruñona ya tenemos a Norma! Saudade, que te la mando con sus cosas.
Besos wapa.

Saudade dijo...

Jajajaja! Es que, Lía, yo ya me veo cuando sea viejita, y si soy como ahora...no hay quien me aguante! Viejitas cascarrabias o medio psicópatas, como las de la película Arsénico y encaje antiguo, la viste?
Un beso!

NORMA SANTOS dijo...

Ya veo que mi enfermera me quiere mucho...es que soy muy malosa y gruñona...lo sé. Yo sí que vi la peli Saudade. Que chula la primera frase de tu entrada amiga.
Un besazo para la parejita.