martes, 20 de abril de 2010

Uno de nuestros futuros posibles.

Tarde de domingo, día tibio de primavera. Desde el patio, las sierras se ven listas para el ritual de revivir. El enorme perro labrador juega con el perrito sin marca que fue recogido de la calle y que nos bendice con su amor y lo demuestra masticando cuanto mueble se ponga en su camino. Ya han perecido las patas de la mesa ratona y el apoyabrazos de un sillón entre sus dientes, pero es imposible enojarse, lo impiden esos ojos de osito cariñoso y la historia de abandono sufrida.
En el arenero, un par de zaparrastrosos y pañaludos bebés, que parecen uno fotocopia del otro, de tan iguales (regalo de la inseminación artificial) Toda clase de juguetes desparramados.
Desde mi cómodo lugar en la reposera, vigilo y leo, leo y vigilo. De vez en cuando, mi mano se aleja de mí para tocarla, como para sentir que no es un sueño, que está ahí, junto a mí y que todo lo que nos rodea es expresión de nuestro amor.
Una casita atípica la nuestra, biblioteca enorme, nursery caótica, sala de música... Pero es tal y como la soñamos, en alguno de nuestros sueños, en alguno de nuestros posibles futuros.

4 comentarios:

Topita dijo...

uffff, casi casi adopto un delba hoy... estaba mirandome en la veterinaria con sus ojitos tites y cadita de "llevame!!!!" (mentira, dormía como un tronquito, pero estaba tentador lo mismo). Si hubiera entrado a preguntar ya tendríamos mascotita nueva pa que muerda futuras patas de mesas y sillones!

Saudade dijo...

Delba? Yo conozco las razas "delmon" y "tajun-gapul" pero a los "delba" no los conozco. Besitos mi vida.

NORMA SANTOS dijo...

Un futuro posible...y hermoso. Que no sea un sueño amiga, que sea una realidad.
Un abrazo.
(hayyyyy, que bien escribes)

Saudade dijo...

Que sea muy posible Norma, se trabaja para eso. Gracias por pasar y comentar.